Trastorno obsesivo - compulsivo

Características de este trastorno en niños y adolescentes

Trastorno obsesivo - compulsivo

Las obsesiones son pensamientos que el niño no puede apartar de su cabeza y que provocan ansiedad. Las compulsiones son las conductas que se hacen para aliviar la ansiedad o impedir que algo malo suceda, y las más frecuentes en los niños son lavado ritualizado de manos, necesidad de repetir, chequear y contar, y rituales a la hora de dormir. Algunos de los comportamientos que hacen sospechar de este problema son:

  • Borran sus escritos o dibujos de forma repetida
  • Repiten frases o palabras
  • Releen una y otra vez los textos escolares sin poder finalizar el estudio
  • Uso exagerado de la ducha y del lavabo
  • Manos agrietadas, secas y enrojecidas
  • No toleran que otras personas toquen sus cosas o a ellos

Existen unos rituales evolutivos que forman parte del desarrollo de los niños, que tienen mayor intensidad entre los cuatro y ocho años y que no tienen ninguna finalidad y facilitan la socialización de los niños.